Sala histórica

La "Sala Histórica" nace del interés por dar a conocer la historia y tradiciones de la unidad y por el deseo de reunir y mostrar aquellos fondos relacionados con las Tropas de la Casa Real que en diferentes épocas sirvieron a la Corona española, así como de otros períodos históricos.

Existen fondos históricos que se encuentran depositados en otros dos locales del edificio del Estado Mayor como son la Sala de Oficiales de la Guardia Mora y la Biblioteca.

En el mes de marzo de 1988 comenzaron las tareas para la puesta en marcha de esta primitiva sala, en junio de ese mismo año S.A.R. el Príncipe de Asturias,  visitó el museo tras presidir los actos de San Juan, patrón de la Guardia Real. Un año más tarde, el 18 de julio de 1999, finalizados los trabajos de acondicionamiento, SS.MM. los Reyes inauguraron la sala histórica en un solemne acto.

Desde su apertura la exposición de fondos ligeros se ubicó en el Patio Moro del Cuartel “El Rey”, en un edificio singular  que desde el siglo XVIII ha tenido diferentes usos: cuartel de Guardia de Corps, Asilo de Santa María desde 1869, Orfanato Nacional de niñas desde 1931, cuartel durante la Guerra Civil 1936-39, y una vez finalizada la guerra, alojamiento de la Compañía de Fusileros Marroquíes, como componentes de la Guardia  Mora del general Franco. 

Ubicación actual


En el año 2008 a la colección de fondos ligeros se le suma la de fondos pesados, es decir algunos de los vehículos históricos más representativos. Ambas colecciones se exponen en un edificio de reciente construcción, específicamente diseñado para ser utilizado como nueva sala histórica de la Guardia Real. Este edificio adaptado a personas con movilidad reducida,  cuenta con todos los servicios propios de este tipo de instalaciones, como sala de proyecciones, oficinas, taller, almacén.
 

La exposición actual consta de dos partes bien diferenciadas, en la planta superior la colección de uniformes, armas, cuadros y diversos objetos de las diferentes guardias reales, guardias presidenciales u otros cuerpos que han protegido a nuestros reyes o  jefes del estado.
 

Tomando como punto de partida  el año 1504,  la figura del Alabardero se convierte en el hilo conductor del recorrido a través  de reproducciones de uniformes, fruto del trabajo de investigación llevado a cabo por una comisión de expertos en uniformidad militar, compuesta por miembros  del Instituto de Historia y Cultura Militar del Ejército de Tierra,  así como de la Guardia Real,  que en colaboración con  Induyco, empresa a la que correspondió la ejecución, desarrollaron el proyecto. En la misma planta, junto a uniformes originales de principios del siglo XX, contamos con una colección de otros uniformes de guardias reales, guardias presidenciales o guardias republicanas de buena parte de los países de nuestro entorno,  para terminar en la última sala, donde  se encuentran diversos regalos que a lo largo de los años han hecho a SS.MM. los Reyes, la primera  bandera de la Guardia Real,  así como las  corbatas de las siete Laureadas de la Real y Militar Orden de San Fernando, obtenidas como recompensa en batallas a lo largo de su historia.
 


Planta inferior


En la planta baja se exponen una colección de vehículos históricos, desde el más antiguo, el Ford 817 T con motor Ford V8 del año 1938, pasando por el Mercedes Benz G 4 W31, vehículo de tres ejes que Hitler regaló al general Franco en el año 1940, el Mercedes Benz 770 Pullman Limousine, el Cadillac blindado y descapotable del año 1948,  a los Rolls Royce que desde el año 1952 se vienen utilizando para los actos de representación, destacando el modelo  Phantom IV que utilizaron el día  de su proclamación tanto S.M. el Rey  Juan Carlos I como el actual Rey Felipe VI.
 

A los anteriores,  se suman otros  vehículos de representación,  y una muestra  de motocicletas entre las que cabe destacar, entre otras, la Harley Davidson la del año 1963 o las BMW del servicio diario.
 

Esta planta inferior cuenta, además de la sala de proyecciones, donde normalmente se muestran las actividades que lleva a cabo la Guardia Real mediante un video, la Capilla de los Alabarderos.
 


Sala de la Cofradía del Cristo de los Alabarderos (No se permite la visita al público)


Es el lugar donde se encuentran depositados parte de los fondos de la congregación, como el paso, faroles, estandarte, cruz de guía y referencias gráficas de la cofradía. También se usa como capilla.

Se custodia una reproducción  del Santísimo Cristo de la Fe, Cristo de los Alabarderos y María Inmaculada Reina de los Ángeles, que a principios de los años cuarenta se hizo para la Iglesia de San Sebastián de la madrileña calle de Atocha, en sustitución de la talla  original, que se quemó durante la Guerra Civil (1936-39),  y que la congregación venera desde el año 1632.


Biblioteca (No se permite la visita al público)


También conocida como Sala de Reales Guardias de Corps, es la estancia donde se encuentran depositados gran parte de los fondos bibliográficos de la Guardia Real, fundamentalmente de temática militar.

Además en esta Sala se encuentran algunos regalos efectuados a la Unidad por distintas entidades tanto civiles como militares, así como a miembros de la Familia Real.


Sala de oficiales de la Guardia Mora (No se permite la visita al público)


La sala y comedor de Oficiales de la Guardia Mora del general Franco, es una de las cuatro dependencias construidas a principios de los años cuarenta para alojar a esta unidad, cuyos orígenes se remontan a finales del  año 1936. Será entonces cuando el general Franco,   reconocido por diversas naciones como Jefe del Estado Español, organiza una fuerza que además de protección,  rinda honores y lleve a cabo las escoltas en  la  presentación de cartas credenciales que tuvieron lugar en la ciudad de Salamanca. Este cometido lo desempeñó un Escuadrón a caballo de Regulares de Tetuán, denominado posteriormente como “Escuadrón de Lanceros Marroquíes”.
 

Se pretendió, con la ornamentación de esta estancia, recrear un ambiente que les permitiera conservar sus costumbres, tanto para la comida como para la oración y el esparcimiento: ”locales decorados y amueblados al gusto árabe, que proporcionen al personal marroquí el ambiente y la intimidad necesarios”.
 

Cuando en el año 1956 se declara la independencia de Marruecos, la Guardia Mora se disuelve, y se permite a los miembros de la guardia, elegir entre quedarse, manteniendo sueldo y empleo, o retornar a su  país. A los que eligieron volver, la inmensa mayoría, se les indemnizó en función de los años de servicio y del empleo que cada uno obtuvo.