Uniformes de la Guardia Real de carácter operativo

La Guardia Real está integrada por personal que pertenece a los Ejércitos de Tierra y Aire, y a la Armada. Por este motivo se hace necesaria la adopción un uniforme específico que, reuniendo las características de operatividad y comodidad, unifique la estética de trabajo de los guardias reales.

Con tal motivo, y basándose en los colores institucionales de la Guardia Real –azul y rojo carmesí- en el año 2003 se crea un nuevo uniforme de carácter operativo utilizado entonces por la Compañía de Guardia Militar, la Sección de Guías de Perros, la Sección de Motos y la Unidad de Seguridad, que será revisado en 2014 para adaptarlo a las nuevas necesidades de operatividad y protección.

En la modalidad de verano consta de polo azul con franja reflectante a la altura del pecho. A la diestra el óvalo correspondiente al ejército de procedencia, a la izquierda la leyenda “Guardia Real” “Policía Militar” -que también figura a la espalda- y en la manga derecha el distintivo de brazo de la Guardia Real, es decir, emblema de la Casa de Su Majestad el Rey. El pantalón es de color azul oscuro con dos franjas reflectantes en los tobillos, las botas negras y la boina azul turquí característica de la Guardia Real. En su versión invernal, el polo se sustituye por uno de manga larga y se incorpora un chaquetón, también azul oscuro de tejido, transpirable e impermeable.

La Sección de Motos, por su parte, viste un uniforme de tres capas, en la misma tonalidad que el anteriormente referido, elaborado en cordura con protecciones y que resulta eficaz para cualquier época del año. El equipamiento se completa con guantes de invierno o verano, casco modular y chaleco airbag como protección torácica y cervical. En caso de lluvia, el motorista dispone de un traje de agua completo. Con dicho conjunto se minimizan posibles lesiones por impacto o abrasión.