Logotipo del Ministerio de Defensa

Portal de la Guardia Real

Buscar en este sitio web

Reseña histórica

Composición fotografías históricas

Desde tiempos inmemoriales las Reales Personas han armado a un grupo de sus más fieles servidores para su protección y servicio.

En la monarquía visigoda los Gardingos custodiaron a aquellos reyes venidos de centroeuropa y los primeros monarcas asturianos o navarros contaron con los milites palatii, grupos que por su acreditada fidelidad se hicieron merecedores del encargo de custodiar a las Reales Personas.

Los primeros Trastámara instauraron los Catafractos y los Monteros de Espinosa. Cuerpo éste último que durante mil años custodió el sueño de nuestros monarcas.

De los Reyes Católicos

Lámina que representa la Guardia Real en la epoca de los Reyes Católicos

Los Reyes Católicos organizan las "Guardias Viejas de Castilla" para su guarda, posteriormente Carlos I de España ordenó que una compañía de esta guardia, residiera en el palacio, denominándola "Los Cien Continos”.

Cartas de Gonzalo de Ayora

A los reyes acompañaban de ordinario los hijos de nobles leales que pretendían dotar a sus hijos de una buena educación en la corte, realizando diferentes labores de servicio e instrucción militar; entre ellas estaba las de mozo de espuela, por su localización en las proximidades de las reales personas. Estos individuos fueron armados con el paso de los tiempos y terminaron convirtiéndose en la guardia más cercana a los reyes. En 1.504 se arman con alabardas, un arma de origen suizo cuyo introductor en España es Gonzalo de Ayora, al que se encomienda la instrucción de esta guardia con alabardas, convirtiéndose en su primer capitán. Posteriormente esta guardia pasaría a llamarse "Guardia Española" y en tiempos de Carlos I, “Guardia Amarilla” por sus vestimentas.

Felipe el Hermoso llega en mayo de 1502 y trae consigo una “Guardia Noble de Archeros de Borgoña” o "de la Cuchilla" que con el más puro estilo borgoñón permanecerá prestando servicio hasta la renovación de las "Tropas de Casa Real" realizada por Felipe V.

En 1507 el Rey trae de Italia otra guardia de características similares a la Guardia Española o Amarilla, denominada “Estradiotes”, que al empezar a prestar servicio en palacio junto a la anterior cambiaría su nombre por el de “Guardia de la Lancilla”, por el arma con que prestaban servicio. Tenía como peculiaridad el hacer servicio de forma mixta, es decir, a pie o a caballo indistintamente.

Subir

De la Casa de Austria

A la llegada de Carlos I, desde Flandes, existían en España, los Monteros de Espinosa que velaban el sueño del Rey, la Guardia Española o Amarilla, la Guardia de la Lancilla, como guardia interior y los Archeros de Borgoña.

Carlos I en 1519 trae una guardia de características idénticas a la Guardia Española que se denominará “Guardia Alemana” o “Tudesca” y con los inválidos de las Guardias Española y Tudesca creará un receptáculo conocido como “Guardia Vieja”, también conocida como "Guardia Veterana", para custodia de aquellos infantes que pongan casa aparte.

Láminas que representan la Guardia Real de los Austrias

Ante las intenciones del Rey de Francia, que pretendía invadir los Países Bajos, el Conde Duque de Olivares crea en 1634, con el beneplácito de Felipe IV, el Regimiento de “Guardias de Infantería del Rey Felipe IV”, de glorioso historial en Fuenterrabía y Cataluña contra los franceses y en Portugal contra el Duque de Braganza. En 1661 se le suprimen los privilegios de Tropas de Casa Real.

La Reina Doña Mariana de Austria crea en abril de 1669, durante la minoría de edad de Carlos II y por temor a las intrigas de Juan José de Austria, un nuevo Regimiento de “Guardias de Infantería del Rey Carlos II”. Este regimiento se distinguió en las luchas mantenidas contra los franceses, en concreto en la Guerra del Rosellón de 1674. Le fueron suprimidos sus derechos como Tropas de Casa Real en 1677.

En este punto hay que recordar que en las épocas a las que nos estamos refiriendo, las Tropas de Casa Real con las denominaciones que correspondan formaban el núcleo de los ejércitos del Rey, al que acompañaban en las guerras y viajes. Además estaban las unidades que daban guardia a la Real Persona, a las que hemos hecho referencia, como las Guardias Españolas, Tudesca o de la Lancilla.

En diciembre de 1697, Carlos II configura un “Regimiento de Caballería de la Guardia” que con la reforma de Felipe V se reconvertirá en dos cuerpos del ejército regular con la denominación de “Reina” y “Real de Asturias” que en febrero de 1718 pasa a llamarse “Príncipe”. Se distinguieron ambas unidades durante la campaña de Portugal en 1704.

Subir

De la Casa de Borbón

A la llegada de la Casa de Borbón tras la Guerra de Sucesión permanecen los Monteros de Espinosa (más como una corporación cortesana que como una guardia del Rey), las diferentes Guardias de Alabarderos (Española, Alemana y Vieja o Veterana) la Guardia de la Lancilla y  los Archeros de Borgoña o de la Cuchilla.

Láminas que representan la Guardia Real de los primeros Borbones

El Marqués de Louville, designado por Felipe V, procedió a reestructurar el sistema antiguo de la Casa de Austria. Disolvió los antiguos Cuerpos Reales y creó un Cuerpo de Casa Real de 6000 hombres con dos regimientos de Infantería, el primero flamenco, el segundo español, y un regimiento de Caballería para servicio directo de la Familia Real. Permanece la Guardia Española de Alabarderos y desaparece la Guardia Alemana. Pero las influencias a las que estaba sometido Felipe V por parte del Rey de Francia iban a permitir entrar al servicio de la seguridad Real a una unidad típicamente francesa, “Los Mosqueteros de la Guardia de la Persona”, que comenzaron su labor en Milán en octubre de 1702.

Tal fue la influencia francesa para la tropa al servicio de la Corona española, que no se varió ni siquiera su uniformidad, ya que la compañía que servía en España estaba vestida exactamente igual que la primera de las unidades que prestaban servicio a la Corona francesa.

En octubre de 1702, se crean las “Reales Guardias de Infantería Walonas” y en diciembre de 1703 se configura el regimiento de “Reales Guardias Españolas de Infantería”, concediéndoles las primeras ordenanzas con fecha 29 de septiembre de 1704 y por bandera el pendón morado de Castilla. Realizaron su primer servicio en el campo militar de Alcántara, quedando disueltos en la legislación publicada en 1823.

Para protección de la Reina, mientras el Rey permanecía en los estados italianos, se crea una unidad de Caballería, el “Real de España”.

Este cuerpo de Caballería, junto con la Compañía de “Mosqueteros” y otra levantada en Italia se convertirá en “Los Reales Guardias de Corps”. Con fecha 12 de junio de 1704 acompañaron al Rey en la Campaña de Portugal, prestando en Casteldavide su primer servicio a la Corona, desapareciendo los Archeros de la Cuchilla,  que eran los que hasta ese momento le prestaban escolta.

De las distintas variaciones que ha sufrido este cuerpo a lo largo de su historia, cabe destacar, la creación de una cuarta compañía de Guardias de Corps el 7 de abril de 1793, denominada "Compañía Americana",  para que prestaran servicio inmediato a S.M. todos aquellos súbditos españoles, que así lo deseasen, en los dominios del otro lado del océano.

Por Real Orden de 2 de julio, emitida por el Ministro de la Guerra Ricardo Wall, se mandó al jefe de los regimientos de las Reales Guardias, la creación de compañías de cazadores de 50 plazas, que se denominaron “Compañías de Alternación”, cuya saca se hizo de las de los fusileros.

Por Reales Ordenes de 3 y 14 de mayo de 1793, el Duque de Osuna, Pedro Alcántara Téllez Girón, Coronel Jefe de las Reales Guardias Españolas, obtuvo permiso de S.M. para levantar a su costa seis compañías de cazadores, a las que enseñó el manejo del cañón, por lo que se denominaron “Compañías de Cazadores Artilleros de las Reales Guardias Españolas de Infantería”. Posteriormente quedaron disueltas por decreto de 8 de abril de 1803 y vueltas a configurar con motivo de la Guerra de la Independencia el 13 de enero de 1809.

Los regimientos de Caballería y los de Dragones, solían armar a tres soldados para servicio de exploración o descubierta, a los que se les denominaba carabineros. En 1721 se configuran veinte compañías de carabineros que debían incorporarse a los distintos regimientos de Caballería. En 1730 se ordena que para una mayor efectividad se concentrasen en una unidad superior, creando así una brigada de carabineros, denominada "Brigada de Carabineros Reales" a la que se encargó el 4 de enero de 1742, la misión de proteger al monarca, como premio a la labor desarrollada en la Guerra de Italia. Dejó de existir como unidad del Arma de Caballería en 1823.

También a semejanza de la corte francesa, Felipe V mandó crear una compañía de granaderos a caballo, con fecha 26 de diciembre de 1731, saliendo inmediatamente a prestar sus servicios al Infante Don Carlos en tierras italianas. Dejó de existir como unidad, en el año 1748.

En el año 1800 y con motivo de la guerra contra Portugal, Manuel Godoy, crea un cuerpo de Caballería ligera (un escuadrón de húsares y otro de cazadores) que destinó para su guardia personal, pero formando parte de la Brigada de Carabineros Reales, denominándola “Guardia de Honor del Almirante”.

A los batallones de Marina, por Real Orden de 20 de agosto de 1806, se les declaró nivelados con los Regimientos de Guardias de Infantería, Alabarderos y Carabineros Reales, gozando de todos sus fueros y prerrogativas; pero no se consideró que la Infantería de Marina había ingresado como Tropas de Casa Real hasta el 12 de septiembre de 1815,  cuando el Rey expidió la orden correspondiente. La uniformidad era exactamente igual a la de las Reales Guardias de Infantería, dejando de depender de la Casa Real pocos años después.

Entre 1824 y 1825 se llevaba a cabo la reorganización de la Guardia Real, creando una Guardia Real de Línea y una Guardia Real Provincial.

Láminas que representan la Guardia Real de los primeros Borbones

La Guardia Real de Línea estaba a su vez dividida en Guardia interior (Alabarderos y Guardias de la Real Persona), cuya misión se realizaba dentro del Palacio Real, y Guardia exterior (una división de Infantería subdividida en dos brigadas de línea, una división de Caballería, el escuadrón de Artillería,  una compañía de zapadores-minadores y una compañía del tren), cuya misión era la protección del exterior de palacio y de las Reales Personas cuando se desplazasen fuera de él.

Por otra parte el Rey, deseando dar testimonio a la fidelidad demostrada por los Regimientos de Milicias Provinciales, creó la Guardia Real Provincial constituida por una división, compuesta por la “Brigada de Granaderos Provinciales de la Guardia Real de Infantería” y por la ”Brigada de Cazadores Provinciales de la Guardia Real de Infantería” alternando ambas brigadas por años en el servicio de la guardia.

En diciembre de 1841 se suprimía la Guardia Real exterior, prestando el servicio en palacio, por riguroso turno, los cuerpos de guarnición en Madrid. El  pronunciamiento que llevaron a cabo los Generales Concha y Diego de León, acaecido el 7 de octubre de 1841, probablemente fue propiciado por el decreto de disolución. Este sería el acto de armas más significativo que figuraría en las memorias de las unidades al servicio de la Casa Real. Con esta fecha, el Regimiento de la “Princesa”, al mando del General Concha, penetró en palacio con el beneplácito de la Guardia Real exterior para, con la Reina Isabel bajo su tutela, intentar derrocar al regente Espartero. La resistencia del Zaguanete de Alabarderos que prestaba servicio, bajo el mando del Teniente Domingo Dulce, del que sólo el alabardero Jaime Armengol perdió la vida, frente a las numerosas bajas del regimiento, dio el tiempo suficiente para que acudiesen unidades de la Milicia Nacional y del Ejército, fieles al regente.

Tras el atentado que el cura Martín Merino, infringiera a la Reina Isabel II el 2 de febrero de 1852, salvándole la vida el alabardero de escolta, se determinó una nueva organización de las unidades de la Guardia Real, ampliando dos compañías la Guardia de Alabarderos y creando el “Escuadrón de Guardias de la Reina”. En 1854 se suprimirían las unidades de Caballería, quedando únicamente para dar servicio a S.M. los alabarderos.

En 1868 el Gobierno provisional decide dar la Corona española al italiano Amadeo de Saboya. Este al pisar suelo español quiso dar forma a un cuerpo especial para la custodia y guarda del Soberano, denominado “Cuerpo de Guardias del Rey”, pero fue tan efímero en el servicio como el propio Amadeo en el Trono de España.

Láminas que representan la Guardia Real de los primeros Borbones

Con la llegada al trono de Alfonso XII en 1874 se restablece de nuevo el “Real Cuerpo de Alabarderos” y por Real Orden de 19 de abril de 1875 se determina la creación del “Escuadrón de Escolta Real”. Esta guardia la hereda su hijo y sucesor, Alfonso XIII, aunque cambiando la denominación de la unidad de Caballería en 1919 por “Escolta Real”.

En el Reglamento de 23 de junio de 1881 aparece S.M. el Rey como Coronel Jefe Superior del Real Cuerpo de Alabarderos, estableciendo una composición que se mantiene hasta su disolución por la II República en el año 1931.

Subir

Segunda República y General Franco

Durante la II República española se organiza por Decreto de 28 de agosto del año 1931, un escuadrón de  Caballería encargado de dar escolta al  Presidente de la República, denominándose “Escuadrón de Escolta Presidencial”, estaba al mando de un Comandante y tenía un total de 145 plazas montadas. Posteriormente y ya en el año 1936, durante la presidencia de D. Manuel Azaña, se incorpora un batallón de Guardia Presidencial y una Banda de música republicana.

Fotografías de la epoca de la Guardia Real en la Segunda República y el General Franco

Con la llegada a la Jefatura del Estado del General Franco, después de la Guerra de 1936-1939, se constituye la "Casa Militar de Su Excelencia el Generalísimo y Jefe del Estado", y al propio tiempo las tropas y servicios afectos que han de complementarla, creándola por Decreto de 5 de septiembre de 1939, distribuyéndose la plantilla de personal por Orden de 15 de septiembre de dicho año.

Por Decreto de 4 de febrero de 1949 se reorganiza la Casa Militar del Generalísimo creando el Regimiento de la Guardia de Su Excelencia el Jefe del Estado, que tras diversas reorganizaciones perdurará hasta su fallecimiento en noviembre de 1975.

Subir

Reinado de D. Juan Carlos I

Sección de Alabarderos

Con motivo de la proclamación de S.A.R. el Príncipe de España Don Juan Carlos de Borbón y Borbón como Rey de España el día 22 de noviembre de 1975, el Gobierno dispone, por Decreto número 2942/1975 de 25 de noviembre (BOE. núm. 284), la creación de la Casa de S.M. el Rey que estará integrada por las Jefaturas de Protocolo, Cuarto Militar, Secretaría de Su Majestad el Rey e Intendencia de la Casa del Rey y Patrimonio, a la que se integrarán en cuanto sea posible los miembros de las Casas Civil y Militar del anterior Jefe del Estado y de la Casa del Príncipe, que en ese momento desaparecen.

Por Orden de 31 de diciembre de 1975 (D.O. núm. 2) del Ministerio del Ejército, se crea el “Regimiento de la Guardia Real” a base del antiguo Regimiento de la Guardia de S.E. el Generalísimo, cuyo personal será acoplado, en lo posible, en el nuevo Regimiento de la Guardia Real. La misma Orden dispone, en su artículo tercero, que el Teniente General Jefe del Cuarto Militar ejercerá la inspección del citado regimiento y todos los servicios. Sus facultades y atribuciones son análogas a los capitanes generales, excepto en lo relativo a Justicia.

Por Real Decreto número 310/1979 (Presidencia) de 13 de febrero (D.O núm. 47)  se reorganiza la Casa de Su Majestad el Rey y en su artículo 2.º dispone que estará constituida por: Jefatura, Cuarto Militar, Secretaría General, Guardia Real y Servicio de Seguridad. Desaparece por tanto la denominación de regimiento, adquiriendo la denominación genérica de "Guardia Real." El mismo Real Decreto en su artículo 4º dispone que el Cuarto Militar es la representación de honor de los Ejércitos al servicio inmediato del Rey, dentro de la Casa de Su Majestad. Un teniente general o almirante en situación de actividad será el primer Ayudante de S.M. el Rey y Jefe del Cuarto Militar, con facultades de inspección sobre la Guardia Real.

La Compañía de la Guardia Civil cesa en su dependencia de la Guardia Real.

A principio de 1981 las Compañías de Fusiles Primera y Segunda (Grupo I) cambiaron su denominación por Compañía de Guardias Reales Alabarderos y Compañía de Guardias Reales Fusileros respectivamente.

En el año 1982 se forma la Sección de Coraceros dentro del Escuadrón de Lanceros.

Sección de motos de la Guardia Real

Por Real Decreto número 434/1988 (Presidencia) de 6 de mayo (B.O.E. núm. 112), de reestructuración de la Casa de Su Majestad el Rey, se dispone que estará constituida por: Jefatura, Secretaría General, Cuarto Militar y Guardia Real y Servicio de Seguridad. En el mismo figura que la Guardia Real estará compuesta por:

  • Jefatura.
  • Unidades a pie.
  • Unidades a caballo.
  • Unidades motorizadas.
  • Servicios correspondientes.

La Ley 17/1989, reguladora del Régimen de Personal Militar Profesional, prevé la extinción de la Escala de la Guardia Real, y determina que tal extinción se concluirá con la integración efectiva de sus miembros en el Cuerpo de la Guardia Civil. También prevé que a los miembros de la Escala de la Guardia Real, con diez años de servicios efectivos, les sea de aplicación el R.D. 1000/1985, de 19 de junio, por el que se establece la situación de reserva transitoria en el Ejército de Tierra.

Por Real Decreto 984/1992 se aprueba el Reglamento de Tropa y Marinería Profesionales de las Fuerzas Armadas, que de acuerdo con la Ley Orgánica 13/1991 sobre el Servicio Militar configuran el modelo de la actual Guardia Real, ya que este personal de tropa podrá acceder a los destinos de la unidad, a cuyos efectos se determinarán los puestos de su plantilla orgánica que corresponden a cada ejército, empleo y especialidad.

Caravana de vehículos de la Guardia Real en una visita de un jefe de Estado

El 3 de noviembre de 1993 cambia la designación de los Grupos I, II y III pasando a denominarse Grupo de Escoltas, Grupo de Honores y Grupo de Logística, respectivamente.

Recepción el el Palacio Real de El Pardo al presidente de Estados Unidos Ronald Reagan con motivo de su visita de Estado a España

Del largo historial de las unidades de Guardia Real, se escogieron para las compañías de cada ejército del Grupo de Honores los siguientes nombres:

La Compañía del Ejército de Tierra, “Monteros de Espinosa”, como homenaje al noble cuerpo que dio servicio a la Casa Real desde el siglo XI.

La Compañía de la Armada, de Infantería de Marina, “Mar Océano”, como recuerdo de las tradiciones históricas de los Tercios Viejos de Nápoles y del Tercio de la Armada de la Mar Océano, que en el siglo XVI combatieron por tierra y por mar, dando gloria a España y su Corona.

La representación del Ejército del Aire, que cronológicamente hizo su aparición en la Guardia Real antes que la de Infantería de Marina, lleva el nombre de Escuadrilla "Plus Ultra”, como recuerdo de la magna gesta que la Aviación española hizo en 1926, en la que tres aviadores españoles realizaron con éxito total la primera travesía transatlántica desde Palos de la Frontera hasta Buenos Aires.

Subir
© Copyright 2011 Guardia Real española. Paseo del Pardo, 43. El Pardo - 28048 Madrid - Tlf.: (34) 91 740 70 10